• XIV CONGRESO FABRA

    Sao Paulo-Brasil

    Un grupo de hermanas misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita, asistimos al XIV Congreso de la familia agustiniana de Brasil (FABRA) Click aquí
  • 18 de enero

    Día de la Congregación

    Celebramos un año más el nacimiento de nuestra Congregación. Hacer memoria histórica de este acontecimiento Click aquí
  • Bodas de Oro de Profesión Religiosa

    Cariacica - Brasil

    Nuestras hermanas Itárica Zandonadi, Josefina Casagrande y María Helena Petri celebraron el pasado día 11 de enero Click aquí
  • Entrega de las Determinaciones

    en las Comunidades de Brasil

    Después de la realización de los Ejercicios Espirituales Agustinianos y la peregrinación a la Basílica de Ntra. Sra. de Aparecida, los días 9 y 10 de enero Click aquí
  • Peregrinación al Santuario Nacional

    de Nuestra Señora de Aparecida, Patrona de Brasil

    Los días 7 y 8 de enero de 2018, las misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita Click aquí
  • Ejercicios Espirituales Agustinianos

    Cariacica-Brasil

    Los días 2 al 6 de enero la provincia de Santa Rita, de la congregación de misioneras agustinas recoletas Click aquí
  • Viagem a Aldeia Japiimou

    Vendo com os olhos a memoria

    No dia 05 de outubro uma equipe missionária composta pelo Dom SantiagoSanchez Click aquí
  • Hoy es la octava de navidad y el primer día del nuevo año Click aquí

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz 

Co-fundadora de la Congregación de Misioneras Agustinas Recoletas. Ver vídeo

 

CAMINO A LA SANTIDAD

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Un poco de historia y plegaria para alcanzar de ella favores y/o milagros.

Ver vídeo

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz


Nace en Monteagudo, Navarra, España, el 8 de junio de 1890. Del matrimonio de Ignacio Ayerbe y Ma. Araceli Castillo además nacen otros hijos, entre ellos Mª Rita y Carmen, quienes ingresaron a la congregación; la primera murió en 1993 y la segunda en 2008.


Ingresa al monasterio de La Encarnación, en Madrid, el 8 de junio de 1917; allí realiza las etapas de formación y después de las profesiones temporales hace los votos solemnes.


El día 3 de febrero de 1931, en la puerta del monasterio la esperan Monseñor Ochoa y las madres Mª Ángeles García y Carmela Ruiz, para viajar a China. No debió ser nada fácil ni ilusorio romper con todo cuanto en estos 14 años de vida monacal había constituido la seguridad de vivir, hasta entonces, en total sintonía con la seguridad de que estaba viviendo de acuerdo a la voluntad de Dios.


Fue elegida superiora de la comunidad de agustinas recoletas en Kweitehfú.
Crecían las necesidades de la misión y urgía el aumento de misioneras para atenderlas. Es cuando decide Monseñor enviar a España a las Madres Esperanza y Carmela, quedando la Madre Mª Ángeles al frente de las tareas misioneras en Kweitehfú.


El 18 de enero de 1947, a petición de Monseñor Ochoa, la S. Sede, en el mismo decreto de erección de la congregación, nombra a la madre Esperanza superiora general de la misma.


Después de intensa actividad misionera, de asuntos relacionados con la organización de la congregación que acaba de nacer, su frágil salud, fundaciones etc. En el  año 1962 le detectan la enfermedad de cáncer, entonces dimite de su cargo y pide, en 1967, presintiendo el final, que la lleven a Monteagudo. Al llegar dice a la superiora: “Madre, aquí vengo a morir”. Y así sucede el 23 de mayo de 1967.


Su vida: testimonio creíble


El día 3 de junio de 1990 el gobierno general aprueba la propuesta de la superiora general Hna. Rosa López, de iniciar  la causa de canonización de la Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz.


Cumplidos los requisitos canónicos, el día 6 de diciembre de 1990, en nuestra casa Madre de Monteagudo, se abre oficialmente el proceso., el que se clausura el día 4 de septiembre de 1994.


Al final será la palabra del Papa quien declare que la sierva de Dios Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz puede considerarse y llamarse Venerable. A partir de ese momento todo quedará esperando que ella desde el cielo manifieste su intercesión ante su “Único Amor”, mediante un milagro, para que pueda ser declarada BEATA.

 

A petición del P. Samson Silloriquez, oar, actual postulador para la causa de los santos, con el fin de promover la causa, se trasladaron sus restos desde el cementerio de nuestra casa madre en Monteagudo a la Iglesia de la misma, en diciembre de 2009.

 

 

Monseñor Francisco Javier Ochoa, O.A.R.

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Madre María Ángeles García

Madre Carmela Ruíz

 

 

 

Francisco Javier Ochoa Ullate, nació en Monteagudo (Navarra), cerca del Moncayo, limitando con la provincia de Zaragoza. El día 31 de enero de 1889. Es el Segundo hijo de D. Marcelino Ochoa Martínez y Dña. María Pilar Ullate.

 

A los 16 años siente la llamada de Dios; su respuesta fue un rotundo SÍ al seguimiento de Jesús.

 

El 29 de septiembre de 1906 ingresa en el noviciado de los PP. Agustinos Recoletos, de la provincia de San Nicolás de Tolentino. Y el 30 de septiembre de 1907 hace la profesión religiosa de votos temporales, en Monteagudo.

 

Emitió la profesión solemne el 1 de octubre de 1910, en San Millán de la Cogolla (La Rioja). Es enviado a Estados Unidos, en noviembre de 1911.

 

El 30 de mayo de 1914, con sus connovicios Fr. Leoncio Sierra, Fr. Mariano Ortiz y varios más, recibió el presbiterado en la Catedral de San Pablo de Filadelfia. Al día siguiente cantó su primera misa en la iglesia de Santo Tomas de Villanueva. A finales de este mismo año es destinado a Venezuela.

 

El P. Javier (así lo llamaban) es enviado a la misión de Kweitehfu en abril de 1924. Su labor será atender a los cristianos, sobre todo aquellos que viven más lejos, cuidar de la Santa Infancia, para quienes buscará unas “madres” que cuiden de ellas.

 

El P. Javier Ochoa solicitael permiso para que las Agustinas Recoletas de clausura puedan ir a la misión de China en noviembre de 1930.Pide el permiso para que puedan cuidar a las niñas de la Santa Infancia, la instrucción y formación religiosa de las jóvenes que deseen abrazar el estado de vida religioso.En 1931 viajan tres Agustinas Recoletas de clausura para la misión de China: Madre Esperanza Ayerbe, Angéles García y Carmela Ruíz.

 

Es nombrado Prefecto Apostólico de Kweitehfu (China), el 8 de enero de 1929.

 

El 18 de mayo de 1937 la Santa Sede eleva la prefectura de Kweitehfu a vicariato y nombra al P. Javier Ochoa Obispo titular de Kusira y Vicario Apostólico.Su consagración episcopal es el 31 de octubre. Elige para su escudo el lema: "SANTIFICETUR NOMEN TUM, ADVENIAT REGNUM TUUM" (SANTIFICADO SEA TU NOMBRE, VENGA A NOSOTROS TU REINO).

 

El 11 de abril de 1946, el vicariato pasó a ser diócesis. Desde esta fecha Monseñor es Obispo Residencial de Kweitehfu. Un año más tarde, por el mal estado de salud, monseñor Ochoa envía a Roma su dimisión como obispo de Kweitehfu. Y el 1 de enero de 1948, supo que su dimisión fue aceptada por el Papa Pío XII, en atención a lasrazones expuestas. En marzo, un poco mejorado, sale definitivamente para España. La Santa Sede lo nombra Obispo titular de Remesiana.

 

En 1962, Monseñor participó en varias etapas del Concilio Vaticano II.

 

A pesar de los achaques propios de la edad, para Monseñor los actos de comunidad eran sagrados. Su obediencia, sencillez y humildad lo caracterizaban.

 

El 25 de junio de 1976, un fuerte ataque de lipotimia lo postró en cama sin esperanzas de recuperación, y entre la vida y la muerte alternaron sus días. A sus hijas,las Agustinas Misioneras de María (actualmente Misioneras Agustinas Recoletas) les decía en tiempos de lucidez, "sean buenas... sean santas...", agradecía las visitas que recibía en su celda del convento de Monteagudo. Durante su vida siempre buscó la fuente del perdón, por lo tanto al día siguiente de quedar en cama, consciente de su estado extremo, pidió recibir el sacramento de la penitencia, y lo siguió recibiendo mientras estuvo lúcido.

 

Muere el 6 de septiembre de 1976. Su fallecimiento se difundió por los medios de comunicación, periódicos, revistas y boletines OAR. En Madrid, la superiora general de las M.A.R., hermana Rosa López, en nombre de todas las hermanas de la congregación mandó poner en el periódico esquelas de su fallecimiento, y se editó la biografía, testamento, profesión de fe, etc.

 

Los restos mortales de Monseñor se depositaron en un sepulcro abierto junto al altar mayor de la iglesia de la casa madre-noviciado de la congregación de las misioneras agustinas recoletas, el día 9 de septiembre, donde hoy permanecen.

 

Monseñor Francisco Javier Ochoa, O.A.R.

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Madre María Ángeles García

 

A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.

Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, Misioneras MAR usa cookies, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.
 
Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, esta plataforma usa cookies.Si lo considera necesario, la sección de ayuda de su navegador le informará sobre los prcedimientos para configurar los cookies.
 
Para mayor información sobre cookies, puede visitar el sitio About Cookies (en inglés).

Sobre las MAR

Carisma

Símbolos

Vidas que iluminan

Nace

Evoluciona

Permanece

Personajes

Provincias

Pastoral Vocacional

FRAMAR

 

Aquí estamos

España

Ecuador

México

China

Colombia

Perú

Brasil

Argentina

Venezuela

Cuba

 

Misioneras Agustinas Recoletas M.A.R 
C/. San José, 34 Barrio de La Fortuna. Leganés. 
Madrid, España.

¿Estas interesada en pertenecer a nuestra congregación?
Email:
Asunto:
Mensaje:
Anti-Spam ¿Cuánto es 9 + 9?
Copyright © 2016 - Misioneras Agustinas Recoletas - Hecho con ♥ por I-tech Advice