• XIV CONGRESO FABRA

    Sao Paulo-Brasil

    Un grupo de hermanas misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita, asistimos al XIV Congreso de la familia agustiniana de Brasil (FABRA) Click aquí
  • 18 de enero

    Día de la Congregación

    Celebramos un año más el nacimiento de nuestra Congregación. Hacer memoria histórica de este acontecimiento Click aquí
  • Bodas de Oro de Profesión Religiosa

    Cariacica - Brasil

    Nuestras hermanas Itárica Zandonadi, Josefina Casagrande y María Helena Petri celebraron el pasado día 11 de enero Click aquí
  • Entrega de las Determinaciones

    en las Comunidades de Brasil

    Después de la realización de los Ejercicios Espirituales Agustinianos y la peregrinación a la Basílica de Ntra. Sra. de Aparecida, los días 9 y 10 de enero Click aquí
  • Peregrinación al Santuario Nacional

    de Nuestra Señora de Aparecida, Patrona de Brasil

    Los días 7 y 8 de enero de 2018, las misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita Click aquí
  • Ejercicios Espirituales Agustinianos

    Cariacica-Brasil

    Los días 2 al 6 de enero la provincia de Santa Rita, de la congregación de misioneras agustinas recoletas Click aquí
  • Viagem a Aldeia Japiimou

    Vendo com os olhos a memoria

    No dia 05 de outubro uma equipe missionária composta pelo Dom SantiagoSanchez Click aquí
  • Hoy es la octava de navidad y el primer día del nuevo año Click aquí

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz 

Co-fundadora de la Congregación de Misioneras Agustinas Recoletas. Ver vídeo

 

CAMINO A LA SANTIDAD

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Un poco de historia y plegaria para alcanzar de ella favores y/o milagros.

Ver vídeo

 

XIII ENCUENTRO DE JUNIORAS MADRID 2013 – III PARTE

CUARTO TEMA:
MAYORES QUE ABREN PUERTAS A JÓVENES Y JÓVENES QUE INAUGURAN TRAYECTOS EN LOS QUE PUEDEN HACECERSE MAYORES. Luis Alberto Gonzalo Díez, cmf.

Nos falta cierta creatividad en la vida religiosa para hacer el tránsito real hacia la vida real de quien viene. La cuestión no es que quien llegue tenga que adaptarse a unas formas de vida. El planteamiento es distinto. Es que la congregación se va haciendo en cada tiempo, en cada oportunidad de la historia. Y este camino, en buena medida y en buen número de familias religiosas no se está haciendo. Quizá por miedo, quizá por falta de fuerza, quizá por pereza, o por estar muy ocupadas en un proceso de reestructuración que está agotando lo que había en nosotros de creatividad.

¿SE NOS ESTÁ MURIENDO LA VIDA RELIGIOSA?
Hay religiosas que se preguntan si se nos está muriendo la Vida Religiosa, si la estamos dejando morir, si nos ofrecemos sólo cuidados paliativos que entretengan la situación y la prolonguen sin abordar serena y sinceramente el futuro. Siempre está presente y actuante la tentación de buscar remedios tranquilizadores para sortear las veredas de la vida. Así pudiera ocurrir que los religiosos mayores contemporicen, los de mediana edad trabajen y los jóvenes, sencillamente, esperen. Es una situación que evoca armonía aparente. Parece que cada uno está donde tiene que estar y hace lo que tiene que hacer. Sin embargo, cada minuto, cada mes; cada convocatoria, asamblea y documento que no afronte la situación con criterio de urgencia, será una derrota suave y lenta que efectivamente conducirá a una situación no deseada en las familias religiosas.
Aunque parezca una contradicción, para que la comunidad sea una experiencia con vida para todas las edades, necesita que los más jóvenes se hagan mayores. Al menos que se puedan hacer mayores y además se proporcionen caminos de estabilidad:


DECALOGO PARA REVITALIZAR UNA COMUNIDAD REAL: CON PERSONAS DISTINTAS, DE EDADES DIFERENTES Y CULTURAS.
1.    Los que llegamos a la comunidad antes de ayer, los que llegaron ayer, los que acaban de llegar y los que lleguen mañana TIENEN LOS MISMOS DERECHOS y NECESIDADES. Sueñan la misma comunidad evangélica de seguimiento.
2.    La comunidad necesita expresar y vivir, no sólo funcionar. El funcionamiento condiciona la profecía.
3.    La comunidad intergeneracional es un signo en sí. Llama la atención y es un signo contracultural. Evoca Reino, pero su clima y lugar tiene que ser el adecuado. Se da el salto a la “significatividad” cuando se cambian y transforman presencias conforme al hoy de Dios. No hay comunidad intergeneracional cuando nuestra ocupación es cuidar el patrimonio congregacional.
4.    La comunidad intergeneracional no tiene que compartir historias, tiene que compartir sentimientos porque éstos son los que, en verdad, comunican el punto de conexión de cada generación con las otras.
5.    La vida religiosa intergeneracional no se rige por el principio de justicia más injusto que consiste en “para todos lo mismo”, sino para cada uno lo que necesita en dependencia de qué queremos expresar.
6.    Es posible la oxigenación comunitaria cada vez que tomamos conciencia real de nuestra edad. Querer hacer como si todo vale, o da igual o no tiene importancia…, es estar condicionando las posibilidades reales de lo que llamamos comunidad.
7.    La intergeneracionalidad no es una asignatura para dar por supuesta o aprobada. Es la realidad en la cual se encarna la consagración. Es además la posibilidad real de que se dé el futuro, sobre todo, cuando las personas mayores no son esclavas del pasado.
8.    Ser comunidad intergeneracional es abrazar el presente. Sólo desde la experiencia fundante del encuentro.
9.    La situación comunitaria actual está dependiendo, en buena medida, de un estilo pastoral vocacional que es más voluntarista que vital.
10.    La tarea pedagógica y terapéutica de la comunidad intergeneracional tiene tres frentes abiertos: uno es el encuentro con Dios. La comunidad no crece ni con dinámicas, ni con ejercicios de aparente comprensión de la realidad, sino con Dios vivido en este tiempo. Otro, la traducción de nuestra comunidad a esta realidad, sobre todo a los heridos y heridas de la vida. Y tercero, recrear una estética de la fragilidad y la pobreza.

Quinto Tema:
LA REALIDAD INTERGENERACIONAL: ¿CONFLICTO U OPORTUNIDAD? Raquel Navarro, stj.

El conflicto en nuestras Comunidades:
En nuestras comunidades, siempre habrá algún conflicto, pero ¿cómo asumimos ese conflicto?. Pensemos ahora en el último conflicto que hayamos tenido en estos últimos días, ¿con quién fue?, ¿con una hermana de votos perpetuos?, ¿con una compañera juniora?, o ¿con una hermana mayor?, ¿Por qué ha surgido ese conflicto, qué provocó, qué actitud estoy tomado o he tomado ante ese conflicto?, ¿le doy demasiada importancia?, vale la pena estar enfadadas o no vale la pena?.
Cualquiera que sea el motivo del conflicto, grave o no tan grave, debo de abrirle paso, para que pase de largo, y no dejarlo estancado. De vez en cuando, es bueno actuar como toreros, cuando vemos venir el toro abrimos el capote y ¡¡oleee!!!, y así el toro pasa de largo...

Saber enfrentar con entereza los conflictos en nuestras comunidades es una oportunidad de crecimiento y madurez, aunque en su momento no lo comprendamos así. Pero también es bueno hablar de los problemas o las dificultades con quien se tiene más confianza, para que sea más llevadero y poder superarlo.

Piensa en la hermana/o que más te cuesta
Λ     ¿Qué te cuesta en de ella/él?
Λ     ¿Cuándo saltó la chispa?
Λ     ¿Es cuestión de edad?

¿Estamos preparados para la diferencia? Tanto jóvenes como mayores, y la generación que nos sigue, tiene otra mentalidad, otra visión de futuro. ¿Cómo acogerán nuestras congregaciones estos jóvenes de la generación en línea, siempre conectados?. ¿Estamos preparados a sus propuestas?, ¿tenemos un trabajo para el cual todos debemos estar preparados, para la próxima generación? ¿En algún momento tocarán nuestras puertas para dejarles entrar?.

Otra diferencia es la de paradigmas.

Se destacan cuatro diferencias:


1er. Paradigma  “CLASICO”: Sólo Dios es el centro y nada más y muchas veces se olvida de la comunidad y la misión.

2do. Paradigma “MODERNO”: sólo hay relación con la comunidad y se olvida de Dios y la misión.

3er Paradigma “DE AVANCE”: Sólo se da importancia a la Misión y se olvida de Dios y de la comunidad.

Ninguno de estos es correcto, porque la Vida Religiosa debe estar en relación con Dios, con la Comunidad y con la Misión.

Un Corazón Inquieto por y para Dios
"Antes de formarte en el seno de tu madre, ya te conocía; antes de que tú nacieras, yo te consagré, y te destiné a ser profeta de las naciones." Jer 1,5


    Hablar de mi amada misión en aquellos pueblos de Atapirire me pone el corazón inquieto, así como lo tuvo Agustín (mi principal inspirador) en aquellos tiempos de búsqueda de Dios. Hoy recuerdo esa frase de Jeremías con la que inicio mi testimonio y de inmediato pienso en lo maravilloso que somos ante los ojos de nuestro PADRE DIOS, esta semana la viví acompañada de mi querida gente de Boca del Pao, el haber misionado allí más de una vez me hace valorar y entender más a cada persona, cada una de sus actitudes y en especial las decisiones que poco a poco van tomando. Realmente, son muchas las experiencias que como misionero te pasan, hoy recuerdo esos ojos brillantes de los niños, esas sonrisas de picardía en los jóvenes por buscar qué hacer con sus vidas, esos rostros en busca de un Dios vivo en los adultos y en especial esa mirada de aquella mujer llamada Martha, una mujer humilde y con buen corazón, una mujer que buscaba a Dios en cada uno de nosotros, lo buscaba en nuestra pequeñez y en nuestra sencillez (he allí donde nosotros como misioneros debemos ser uno entre ellos y olvidar las diferencias). Hoy son esos pequeños detalles que me cuestionan y me invitan a seguir dejándolo todo por la misión pese a sus dificultades, pues no hay nada más sabroso que sentirlo de cerquita, encarnándonos en aquellas realidades. En esta Semana Santa me quedo llena de Dios de manera diferente, pues pienso y estoy convencida de que Él, mientras más pasos vas dando, te va dando respuestas y te va señalando el camino que debes seguir, siempre y cuando internalicemos y aceptemos que el trabajo de un verdadero misionero se hace por y para Dios.

Wenderling Reyes, estudiante de psicopedagogía, miembro de la JAR en la parroquia San Judas Tadeo de Caracas. Padres Agustinos Recoletos de Santo Tomás de Villanueva.

La hermana Myrian del Carmen Neira Guerrón es la superiora general de las Misioneras Agustinas Recoletas (MAR) y una de las 820 superioras que asistió entre el 3 y el 7 de mayo a la Asamblea General de la UISG (Unión Internacional de Superioras Generales) que tuvo lugar en Roma. El Papa Francisco las recibía en una audiencia especial en el aula Pablo VI.

Ver entevista aquí.

A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.

Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, Misioneras MAR usa cookies, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.
 
Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, esta plataforma usa cookies.Si lo considera necesario, la sección de ayuda de su navegador le informará sobre los prcedimientos para configurar los cookies.
 
Para mayor información sobre cookies, puede visitar el sitio About Cookies (en inglés).

Sobre las MAR

Carisma

Símbolos

Vidas que iluminan

Nace

Evoluciona

Permanece

Personajes

Provincias

Pastoral Vocacional

FRAMAR

 

Aquí estamos

España

Ecuador

México

China

Colombia

Perú

Brasil

Argentina

Venezuela

Cuba

 

Misioneras Agustinas Recoletas M.A.R 
C/. San José, 34 Barrio de La Fortuna. Leganés. 
Madrid, España.

¿Estas interesada en pertenecer a nuestra congregación?
Email:
Asunto:
Mensaje:
Anti-Spam ¿Cuánto es 9 + 9?
Copyright © 2016 - Misioneras Agustinas Recoletas - Hecho con ♥ por I-tech Advice