• XIV CONGRESO FABRA

    Sao Paulo-Brasil

    Un grupo de hermanas misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita, asistimos al XIV Congreso de la familia agustiniana de Brasil (FABRA) Click aquí
  • 18 de enero

    Día de la Congregación

    Celebramos un año más el nacimiento de nuestra Congregación. Hacer memoria histórica de este acontecimiento Click aquí
  • Bodas de Oro de Profesión Religiosa

    Cariacica - Brasil

    Nuestras hermanas Itárica Zandonadi, Josefina Casagrande y María Helena Petri celebraron el pasado día 11 de enero Click aquí
  • Entrega de las Determinaciones

    en las Comunidades de Brasil

    Después de la realización de los Ejercicios Espirituales Agustinianos y la peregrinación a la Basílica de Ntra. Sra. de Aparecida, los días 9 y 10 de enero Click aquí
  • Peregrinación al Santuario Nacional

    de Nuestra Señora de Aparecida, Patrona de Brasil

    Los días 7 y 8 de enero de 2018, las misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita Click aquí
  • Ejercicios Espirituales Agustinianos

    Cariacica-Brasil

    Los días 2 al 6 de enero la provincia de Santa Rita, de la congregación de misioneras agustinas recoletas Click aquí
  • Viagem a Aldeia Japiimou

    Vendo com os olhos a memoria

    No dia 05 de outubro uma equipe missionária composta pelo Dom SantiagoSanchez Click aquí
  • Hoy es la octava de navidad y el primer día del nuevo año Click aquí

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz 

Co-fundadora de la Congregación de Misioneras Agustinas Recoletas. Ver vídeo

 

CAMINO A LA SANTIDAD

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Un poco de historia y plegaria para alcanzar de ella favores y/o milagros.

Ver vídeo

 

 

 

La misión es vida, no comienza cuando vamos a una vereda sino que se va gestando poco a poco. Y cuando decidimos ir a un lugar, empieza una nueva actividad: ¿A dónde vamos? ¿Qué vamos a hacer? ¿Cuándo vamos? ¿Qué necesitamos?

Todo esto se preguntó el Equipo y vinieron las reuniones, la preparación de temas, de material, del lugar de alojamiento y manutención, y lo propio de misión: hamacas, toldillos, repelentes…, pero sobre todo, preparación del corazón. En ese lugar, el que sea, el que nos corresponda, nos esperan hijos amados de Dios. Algunos tal vez alejados, distraídos, despreocupados de las cosas de su Padre, otros, ansiosos por escuchar, por acoger, por hacer vida la Palabra de Jesús.

El domingo de ramos, después de la Eucaristía, tuvimos la celebración de salida a la misión, enseguida la reunión para recordar la dinámica de trabajo y entregar el material.  Después del almuerzo, salimos las 8 misioneras rumbo a Trinidad. Cada una, con la compañera que Dios quiso, se fue preparando para su tarea en la vereda que se le había asignado. Había alegría, nerviosismo, ansiedad ante lo desconocido, pero un gran deseo de poder decirles a las personas cuanto las ama Dios y mostrarlo con nuestras actitudes. Ante lo desconocido, todas estábamos dispuesta a todo: dormir como se presente, comer lo que nos ofrezcan, escuchar qué es lo que la gente desea, celebrar donde ellos indiquen. Sabíamos dónde o quién nos iba a recibir en su casa, pero los desconocíamos.

Cenamos en casa de nuestros hermanos agustinos recoletos que siempre nos acogen con gran cariño y generosidad y luego fuimos a dormir al Hotel de doña Lola.

El lunes santo salimos para nuestro destino. Hubiéramos querido que fuera más temprano, pero no siempre se puede llevar a cabo lo programado. Ya en la tarde estábamos todas en la vereda que nos correspondió.

Mi compañera de misión fue la joven Ana María Reyes. Para mi fue un regalo de Dios porque conocía a Ana María, estuvimos un mes juntas en Barranquilla cuando ella hizo su experiencia de vida en la comunidad y ella me acompañaba y se involucraba en todas las actividades que yo allí realizaba. Es una joven activa, alegre, dispuesta, dinámica, recursiva y creativa.

La familia de don Plutarco Sandoval y doña Carmen Guzmán (Sra. Nina), nos esperaban y nos acogieron con gran cariño. Nos asignaron una habitación con cama y hamaca. Arreglamos y luego rezamos vísperas. Pronto fue la comida y antes de preguntar, la señora Nina nos indicó que al día siguiente, temprano nos acompañaría una niña en el recorrido por las casas. Ella tenía claro que sector de la vereda se podía visitar cada día. Las casas no están muy cercanas, pero la gente se conoce bien. Muchos son familiares de doña Niña y del señor Plutarco, pues ellos tuvieron 15 hijos, de los cuales viven 13,  están casados y casi todos viven en la vereda. Después de compartir un rato con ellos, nos retiramos al rezo de completas y a descansar.

Al día siguiente nos levantamos temprano. Rezamos laudes y estábamos en la oración cuando nos llamaron a desayunar, aunque yo no llamaría a eso desayuno, por la cantidad, lo llamaría primer almuerzo. Le pregunté a la señora dónde almorzaríamos ese día, y nos dijo que en a casa del mono. Es uno de sus hijos. Que cada día nos diría dónde sería el almuerzo.

Recordando las palabras de monseñor Javier Pizarro: “no tomen agua sin hervir porque ustedes no está acostumbradas y le hará mal”, aproveché para decirle a la señora Nina si era posible hervir un poco de agua para llevar en una botella para el camino. Así lo hizo y cuando llegaron nuestras acompañantes, dos niñas, salimos contentas con nuestra botella de agua hervida. Después de un rato, llegamos a visitar la primera casa. En cuanto nos vieron, nos sacaron unas sillas, y casi sin haber hablado, nos trajeron unos jugos. No pensamos en que si el agua era hervida o no. Nos lo tomamos con gusto y desde ese momento, no nos volvimos a acordar de nuestra preciada botella.

Ahí se fueron aumentando nuestros acompañantes que al final eran cuatro, tres niñas y un niño que en algún momento me liberó del gran susto de verme sola ante una manada de novillos. Pues yo no los había visto y ellos, al verlos que venían cerca, habían salido corriendo, incluso mi querida compañera.  Yo me vi sola, sin saber que hacer, me parecía que si me movía o corría, ellos se irían sobre mí, yo podría caer y… ¡Ay, que susto!, pero el niño se acercó, cogió un poco de tierra y piedras y las lanzó hacia los animales. Éstos levantaron la cabeza y yo aproveché para correr hacia la casa que estaba ahí mismo. Y nos reímos bastante de las valientes misioneras. Y una niña decía, no se preocupe, ellos no son bravos, solo se hacen los bravos. Son curiosos.

Así, fuimos casa por casa, saludando, recordando que estamos en semana santa, que estábamos ahí para acompañarlos en esos días y recordar lo que se celebra. Los invitamos para el rezo del santo rosario por la tarde, según nos había dicho doña Nina, y para hablar un poco sobre todo lo que celebramos en esta semana. Pero insistimos en que se prepararan para la Eucaristía del jueves santo porque fue lo primero que nos dijeron al llegar, que el padre iba a celebrar el jueves por la mañana.

Hacia medio día estábamos en la casa del “mono”, unos de los hijos de la familia, que es muy blanco y tiene los ojos claros, y así lo apodan. Con buena acogida y cariño, nos brindaron un super almuerzo. Parecía que Ana María y yo teníamos el estómago vacío, porque comíamos todo lo que nos daban.

Después del almuerzo nos dirigimos a nuestra casa. El rezo del santo rosario estaba programado para las tres de la tarde. No era muy grande el grupo, pero sí sabían rezar y lo hacían con fervor. Nos distribuimos los misterios. Aprovechábamos el rosario para cantar entre misterio y misterio, un canto de interés personal, pensando en la Eucaristía del  jueves santo. Y terminado el rosario, hablábamos sobre lo que se celebra en semana santa, el jueves, el viernes y el sábado por la noche.

El miércoles, la dinámica era la misma, salir muy temprano, pero salimos bien protegidas porque estaba lloviendo. La lluvia nos hizo quedar un poco más en algunas de las casas y atendimos el pedido de rezar el santo rosario o de hacer oración por un enfermo. Hasta los niños que nos acompañaban, oraban por la salud del enfermo levantando su manos como implorando la bendición.

Llegamos casi empapadas (a mi me protegía un chubasquero y a Ana María unas botas de caucho y una sombrilla), a la casa donde íbamos a almorzar, donde la señora Leonor. Había mucha gente, se ve que también es una familia grande. Se veían bastante ocupados. De todas maneras se hicieron las invitaciones. Después del almuerzo, a casa.  Aprovechamos que el rezo del rosario sería un poco más tarde, para preparar la Eucaristía. Ya teníamos algunos niños para el lavatorio de los pies y algún lector.  Y fuimos también a una casa cercana, al lado contrario del que hasta ahora habíamos ido.

También aprovechamos el rezo del santo rosario para los cantos de la misa. Luego para anotar a otros niños para el lavatorio y buscar los lectores que faltaban. Ya quedaba todo a punto. Hablamos del lugar, de quien se encarga de las sillas, del permiso, etc. Todo eso lo hicieron ellos. Todo quedó preparado. La Eucaristía se celebraría en la escuela.

Había surgido algún inconveniente pues el padre tenía otro compromiso a la misma hora.  ¿Quién se equivoco? No sabemos, pero gracias a Dios, todo se arregló. Y la gente supo que esta vez la cita era a las 9:00a  a.m., no para llegar a las 10:00, sino que si el padre solo encontraba a una persona, celebraría para ella, pues enseguida tenía celebración en otra vereda.

El jueves muy temprano estábamos en la escuela  barriendo el salón para la celebración de la Eucaristía y  preparando todo: mesa, mantel, floreros, platón, toalla, hisopo, acomodando sillas,…

La gente llegó puntual. A las 9:00 estaban casi todos. El padre llegó a las 9:03, es decir, puntual, pero ellos empezaban a hacer broma por la tardanza. Se ofreció a confesar y luego comenzó la celebración, con todo a punto. La gente cantó y participó. Todos quedamos muy contentos. Después de la Eucaristía Ana María realizó unas dinámicas y juegos con los niños y a todos, niños y mayores, premió con ricos caramelos.

Por la tarde, después del rezo del rosario, aprovechado como siempre,  hablamos de la celebración del viernes santo, de la pasión del Señor y preparamos todo lo del viacrucis. Olmedo Sandoval, quien estaba siempre dispuesto, se había ofrecido a hacer la cruz y lo corroboró. También buscamos los lectores para la vigilia pascual. Ana María invitó a los niños a colorear las estaciones del viacrucis y a esta tarea se sumaron otras personas, así que en un momento se formó un taller de pintura y alguna joven salió de prisa en la moto y llegó con una bolsa de lápices de colores. Algunos se comprometieron a la lectura de alguna de las estaciones.

El viernes temprano, vino el señor Olmedo con la cruz. Ana María se subió en la moto con él, llevando la cruz y las estaciones para colocarlas en el lugar conveniente. Yo me fui a pie. Cuando me encontré con ellos, iban pegando la tercera estación y resolvimos que yo me quedaba y ellos terminarían de pegar las estaciones y regresarían para empezar el recorrido a las 9:00 a.m.

Comenzamos puntuales. Yo inicié con una introducción y con el credo. Los hombres voluntariamente fueron tomando la cruz que era algo pesada y hombres y mujeres participaron en la lectura de cada estación. Eran unas treinta personas, más hombres que mujeres, pero todos muy devotos. En algunas estaciones pedíamos rezar, mientras avanzábamos a otra estación, con una intención expresa, varios padrenuestros o  avemarías, y así fueron haciéndolo.

Hacia las 11:30 estábamos terminando con la última estación a la entrada de nuestra casa.

Por la tarde, rezo del santo rosario y preparación de la vigilia pascual. Nos indicaron el lugar. La señora Nina, -aunque siempre está ocupada, y es la primera que se levanta a lavar cosas de cocina y a cocinar y limpiar, y es la última que se acuesta hasta dejar todo recogido, sabiendo que esa casa que es la casa de todos-, estaba pendiente de lo que se necesitaba. Con ella buscamos la leña o rastrojos para la fogata. También colaboraron el señor Plutarco y su hijo Olmedo.

Nosotras preparamos los cirios, el agua para bendecir, el hisopo, las lecturas, las linternas,… Todo quedó a punto.

A las 6:00 p.m., se dio comienzo a la celebración.  Explicamos de qué se trataba y comenzamos con la fogata, la bendición del fuego, encendida de las velas, lecturas, Santo Evangelio y comentario, bendición del agua, renovación de las promesas del bautismo, credo, cantos, saludo y felicitación. Estábamos unas sesenta personas.  Tal vez no todas llegaron a tiempo, pero no veíamos bien porque ya estaba oscuro y nos valimos de las linternas para las lecturas.

Todos estábamos contentos. Le decíamos a la gente, que todo son celebraciones, memoria de lo ocurrido, pero que lo más importante es que el Señor Jesús resucitó, se dejó ver y cambió totalmente la vida de los discípulos que de temerosos y huidizos, los convirtió en valientes, fuertes, dispuestos a dar la vida por su maestro.

La gente agradeció nuestra presencia y trabajo. Ya sabían que salíamos al día siguiente temprano.

El sábado, dispuestas a partir. Dejamos todo recogido y como casi todos los días, barrimos nuestra habitación y el comedor. Aseamos el baño y listas. Pero nos llamaron que tardarían en recogernos porque una vereda estaba lista y solicitaba la Eucaristía. Así que de la celebración programada, pasaron a esta otra y llegaron a recogernos hacia la 1:00 p.m. Mientras tanto doña Nina nos preparó el almuerzo como siempre.

Salimos contentas y muy agradecidas con Dios y con esa familia que no escatimó nada y nos brindó acogida y cariño. Decía doña Nina: felicitaciones, misión cumplida. Gracias. No nos olviden.

El padre Héctor Manuel nos recogió. Venía en el carro de la parroquia de Trinidad. Estaba acompañado por las hermanas Olga Vega y Sandra Escobar que venían de la vereda de El Convento, también muy contentas por la labor realizada.

En Trinidad nos esperaban con el almuerzo. Pronto nos ayudaron a conseguir los pasajes para Yopal, a donde llegamos en horas de la tarde a reunirnos con nuestras compañeras que habían salido en la mañana. Nos preparamos para participar en la vigilia pascual de la Catedral. Y como sucede a veces, por un mal entendido, a las hermanas que regresarían a Bogotá por tierra, les compraron los pasajes para el día siguiente temprano, así que haríamos la evaluación sin ellas. Gracias a Dios quedaba una representante de cada vereda y se podía tener una visión de todas.

El domingo, después de participar en la Eucaristía, a las 10:00 a.m., nos reunimos para realizar la evaluación. Objetivo cumplido y muchas cosas para agradecer al Señor.

Quedamos comprometidas en continuar acompañando las veredas, en atender y formar al pequeño grupo de la vereda El Convento, en el Sistema Integral de Nueva Evangelización, SINE, y en formarnos también nosotras para colaborar en la formación de comunidades cristianas. Ponemos toda nuestra confianza en el Señor y nos valdremos de los medios que la iglesia nos ofrece.

 

Hna. Elsa Gómez Galindo

 

  • ssta7
  • ssta1
  • ssta3
  • ssta6
  • ssta4
  • ssta5
  • ssta2
  • ssta8
  • ssta9
 

 

 

 

A Paróquia Nossa Senhora de Nazaré – Prelazia de Lábrea, Amazonas,  celebrou a memória do 32º aniversário do assassinato de Irmã Cleusa com grande expressão de fé, uma vez que sua lembrança  é muito significativa para as pessoas, pois elas  não esquecem seu jeito de ser, sua humildade e zelo na atenção aos mais necessitados, bem como o seu testemunho de entrega e doação total pelo qual, muitas vezes na simplicidade de uma devoção popular, a veneram como santa do povo. 

 

Houve a  celebração de um  tríduo de oração, nos três setores da paróquia, nos dias 25 e 26 de abril. No dia 27 concentraram-se todos na quadra da Escola Santa Rita, para celebrar a última noite.  Em seguida realizou-se um sarau de apresentações em homenagem a Irmã Cleusa, com muitas expressões artísticas como: exposição de arte, teatro, música e dança.

 

É importante destacar: o envolvimento das comunidades que dinamizaram e enriqueceram esses momentos celebrativos a partir de suas realidades; o trabalho dos professores e funcionários do colégio Santa Rita que estão de parabéns pela confecção de grandes painéis artísticos com letreiros sobre a biografia de Irmã Cleusa;  a encenação da sua história  de vida; o teatro de sombras;  a coreografia da música “Missão Sacrificada”; a apresentação do coral; a exposição de Elias Souza cantando a música de sua autoria “Tributo à Irmã Cleusa”, acompanhado de sua esposa Júlia Galvão e da banda musical de adolescentes da comunidade São José; a dedicação e zelo do grupo de dança do boi brilhoso da rua Doutor Jordeval que homenageou a Irmã Cleusa com grande riqueza de detalhes a partir da música “Missão Sacrificada” em “ritmo de boi” regional

 

No dia 28 de abril, data em que se celebra o assassinato de Irmã Cleusa realizou-se a 32ª Caminhada de Oração em sua memória com grande participação das comunidades. A celebração iniciou na catedral e seguiu em  caminhada rumo à Igreja Nossa Senhora de Fátima onde se encontra seu túmulo. Durante o percurso  refletiu-se o tema: “O Amor de Irmã Cleusa”, texto de Marcelo Viana inspirado na missão de Irmã Cleusa. Em cada uma das três paradas houve as seguintes reflexões: Irmã Cleusa e a educação; Irmã Cleusa e os hansenianos e idosos;  e, Irmã Cleusa e os indígenas,  a partir de contribuições do poeta e escritor Elias Souza e Hoadson Leonardo, do Conselho Indigenista Missionário.

 

A Santa Missa na Igreja de Fátima foi marcada por dinâmicas emocionantes que ajudaram a melhor celebrar, em sintonia com a realidade amazônica, mergulhados no testemunho de Irmã Cleusa. Após a comunhão houve duas lindas homenagens, entre elas a apresentação da música inédita de Elias Souza intitulada “O eco Missionário de Irmã Cleusa”. Encerrando, houve a  partilha de sopa para todos os presentes oferecida pelas Irmãs  Missionárias Agostinianas Recoletas  

 

Marcelo Viana – Coordenador do COMIPA

 

 

  • cleu32-1
  • 32cleu-4
  • 32cleu-10
  • 32cleu-2
  • 32cleu-6
  • 32cleu-3
  • 32cleu-7
  • 32cleu-8
  • 32cleu-9
  • 32cleu-5
 

 

 

Amanheceu e desde bem cedinho todas na capela para o segundo dia de oração! O tema? Agostiniana! É claro que faltou tempo para trazer para o hoje todas as virtudes correlacionadas a este tema. Sim irmã Cleusa era extremamente Agostiniana e fazia questão de reforçar isso em todas as ocasiões. No final cada uma partilhou algo e outra vez uma chuva de reflexões! A seguir a missa que aconteceu às sete horas da manhã, no Carmelo de Nazaré, (Mosteiro das irmãs Carmelitas de Clausura), simples, porém cheia de um conteúdo impressionante!

A missa foi da liturgia do dia, mas surpreendeu a todos, pois pareceu ser escolhida a “dedo”. A primeira leitura (atos dos apóstolos), relata a prisão dos apostolo, o salmo 33 “este infeliz gritou a Deus e foi ouvido e o Evangelho fala da vida doada por amor! Se poderia cantar “prova de amor maior não há que doar a vida pelo irmão” Esta foi a vida de Jesus, a vida de Cleusa e de tantos outros que se despojam dos privilégios para um privilegio maior que é cuidar daquilo que é de Deus: os empobrecidos! Foi isto também que Padre Elder, ressaltou em sua homilia. No final foi cantado “Na reserva Apurinã”   “hino oficial” da irmã Cleusa, enquanto uma senhora apresentava o banner a toda a assembleia! Foi emocionante! E o celebrante voltou a falar “a letra da musica resume muito bem o que ela viveu, simples porém conciso! Uma vida voltada para obedecer a Deus! ”Terminada a celebração, momentos de fotos e uma rápida conversa com as irmãs Carmelitas que estavam super felizes.

Comunidade de Cariacica

 

  • segu7
  • segu3
  • segu2
  • segu1
  • segu4
  • segu5
  • segu6
 

A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.

Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, Misioneras MAR usa cookies, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.
 
Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, esta plataforma usa cookies.Si lo considera necesario, la sección de ayuda de su navegador le informará sobre los prcedimientos para configurar los cookies.
 
Para mayor información sobre cookies, puede visitar el sitio About Cookies (en inglés).

Sobre las MAR

Carisma

Símbolos

Vidas que iluminan

Nace

Evoluciona

Permanece

Personajes

Provincias

Pastoral Vocacional

FRAMAR

 

Aquí estamos

España

Ecuador

México

China

Colombia

Perú

Brasil

Argentina

Venezuela

Cuba

 

Misioneras Agustinas Recoletas M.A.R 
C/. San José, 34 Barrio de La Fortuna. Leganés. 
Madrid, España.

¿Estas interesada en pertenecer a nuestra congregación?
Email:
Asunto:
Mensaje:
Anti-Spam ¿Cuánto es 9 + 9?
Copyright © 2016 - Misioneras Agustinas Recoletas - Hecho con ♥ por I-tech Advice