• 18 de enero

    Día de la Congregación

    Celebramos un año más el nacimiento de nuestra Congregación. Hacer memoria histórica de este acontecimiento Click aquí
  • Bodas de Oro de Profesión Religiosa

    Cariacica - Brasil

    Nuestras hermanas Itárica Zandonadi, Josefina Casagrande y María Helena Petri celebraron el pasado día 11 de enero Click aquí
  • Entrega de las Determinaciones

    en las Comunidades de Brasil

    Después de la realización de los Ejercicios Espirituales Agustinianos y la peregrinación a la Basílica de Ntra. Sra. de Aparecida, los días 9 y 10 de enero Click aquí
  • Peregrinación al Santuario Nacional

    de Nuestra Señora de Aparecida, Patrona de Brasil

    Los días 7 y 8 de enero de 2018, las misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita Click aquí
  • Ejercicios Espirituales Agustinianos

    Cariacica-Brasil

    Los días 2 al 6 de enero la provincia de Santa Rita, de la congregación de misioneras agustinas recoletas Click aquí
  • Viagem a Aldeia Japiimou

    Vendo com os olhos a memoria

    No dia 05 de outubro uma equipe missionária composta pelo Dom SantiagoSanchez Click aquí
  • Hoy es la octava de navidad y el primer día del nuevo año Click aquí

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz 

Co-fundadora de la Congregación de Misioneras Agustinas Recoletas. Ver vídeo

 

CAMINO A LA SANTIDAD

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Un poco de historia y plegaria para alcanzar de ella favores y/o milagros.

Ver vídeo

 

 

Celebramos un año más el nacimiento de nuestra Congregación. Hacer memoria histórica de este acontecimiento nos lleva necesariamente a agradecer el paso de Dios por nuestras vidas, sus intuiciones y deseos de que el Reino se extienda y llegue a los pequeños de la tierra. Ser agradecidos es la memoria del corazón.

En el contexto de nuestra fundación como congregación de misioneras agustinas recoletas tenemos que mirar necesariamente a nuestros fundadores y lo que el Espíritu hizo en ellos, otorgándoles un carisma especial.

El Vaticano II redescubre el término carisma con su sentido más original: Dios suscita una inmensa variedad de carismas en la Iglesia, que la enriquecen, embellecen y contribuyen positivamente a la construcción del único Cuerpo de Cristo. La Perfectae Caritatis invita a los consagrados a que clarifiquen el propio carisma congregacional, el que Dios regaló a la Iglesia por medio de sus fundadores, a veces oscurecido por añadidos o desviaciones posteriores: «Reconózcanse y manténganse fielmente el espíritu y propósitos de los propios fundadores... Busquen un conocimiento genuino de su espíritu primero, de suerte que conservándolo fielmente al decidir las adaptaciones, la vida religiosa se vea purificada de elementos extraños y libre de lo anticuado».

 El primero que usa el término «carisma de los fundadores» es Pablo VI en la Evangelica Testificatio (1971) y el primero que habla de «fidelidad creativa al carisma de los fundadores» es Juan Pablo II en 1977. En la Mutua Relationes escribe: «El carisma de los fundadores se revela como una experiencia del Espíritu, transmitida a los propios discípulos para ser por ellos vivida, custodiada, profundizada y desarrollada constantemente en sintonía con el cuerpo de Cristo en crecimiento perenne. Por eso la iglesia defiende y sostiene la índole propia de los diversos institutos».

Y así nacimos nosotras, como fruto de la multiforme gracia de Dios. Fueron ellos, un hombre y tres mujeres quienes reestructuraron su vida para responder al carisma, a lo nuevo, que desde el tronco agustino recoleto, surgió en la Iglesia, como manifestación del Espíritu y en respuesta a los signos de los tiempos.

Fueron personas libres, que pudieron desengancharse de estructuras de poder para ponerse al servicio de los pobres, marginados y abandonados en medio de una sociedad que despreciaba la vida o tenía miedo a perderla.

Personas libres que dieron testimonio de vida fecunda y experiencia de un amor indiviso por el cual estaban dispuestos a apostarlo todo, dando señales de un Cristo libertador.

Entendieron como Agustín, que solo en la humildad se mantiene la fidelidad y abrazaron la teología de Pablo, donde se predica la Iglesia del crucificado, de la Iglesia que permanece al lado de los pobres. Y allí nació nuestra congregación misionera. Nuestro cristianismo se fundamenta en la persona de Jesús. Como mujeres agustinas recoletas somos terapeutas, compañeras de los pobres que llevan a Cristo liberador siendo la caridad el imán de esta expansión que nos hace misioneras de la Vida.

Celebrar estos 71 años de vida como congregación es poder otear también el horizonte profético de esta osadía con la que nacimos. ¿Vivimos hoy este profetismo característico de la vida religiosa? ¿Qué impide este profetismo en nuestras personas y comunidades? ¿A qué le seguimos apostando en función de la justicia para la que nacimos?

El Papa Francisco nos interpela.  En su carta Apostólica a los consagrados con ocasión del año de la Vida Consagrada escribe:

Espero que despertéis al mundo, porque la nota que caracteriza a la vida consagrada es la profecía…los religiosos siguen al Señor de manera especial, de ‘modo profético…ser profetas como Jesús ha vivido en esta tierra…

 

 

 

  • diac8
  • diac1
  • diac7
  • diac6
  • diac9
  • diac4
  • diac2
  • diac3
  • diac5
 

 

 

Después de la realización de los Ejercicios Espirituales Agustinianos y la peregrinación a la Basílica de Ntra. Sra. de Aparecida, los días 9 y 10 de enero, nos volvimos a encontrar en la Casa de Cariacica, las comunidades de Brasil: Casa Provincial, Lábrea, Itabuna, Fortaleza, Cariacica, Belo Horizonte para dar a conocer las Determinaciones del XII Capítulo General y hacer entrega de las mismas a cada una de las hermanas.

De Igual manera se entregaron a las hermanas Dalvina y Marifza Pessoa que residen en la comunidad de Caseros, Argentina, y a la hermana Geralda Cancián que ha sido destinada a la provincia de Santa Rita, después de 26 años residiendo en Cuba.

En ambiente fraterno, hemos estado dos días de reflexión, exponiendo, cuestionando, aclarando dudas sobre el tema de la reestructuración.

Después de un trabajo grupal y por comunidades, el día 10 de enero nos reunimos en la capilla para, en clima de oración, hacer entrega de las Determinaciones, quedando cada hermana comprometida a vivirlas.

Agradecemos al Señor la disponibilidad y generosidad de nuestras hermanas para ponerse a la escucha del Maestro y corresponder al llamado del Señor, que nos hace hoy a través de nuestra congregación.

 

 

  • dt9
  • dt3
  • dt5
  • dt12
  • dt11
  • dt1
  • dt10
  • dt14
  • dt8
  • dt4
  • dt19
  • dt17
  • dt20
  • dt6
  • st13
  

 

 

Hoy es la octava de navidad y el primer día del nuevo año, una conclusión y un comienzo. La Iglesia lo dedica a la "Virgen del camino", a la que encontramos en cada estadio de la andadura de la vida, en su momento inicial y "en la hora de nuestra muerte".

Se le ha dado ese título en el nuevo calendario litúrgico revisado. La denominación pone claramente de manifiesto que se trata de una fiesta de Nuestra Señora, y que tiene por objeto honrar su maternidad divina con la solemnidad conveniente. Antes de cambiarse el título en 1969, se conocía la fiesta como la "Circuncisión de nuestro Señor". También se conmemora esto, la imposición del nombre de Jesús al niño de María pero el objeto principal de la fiesta es la maternidad virginal de María contemplada a la luz de la navidad

San Lucas 2,16-21.

En aquel tiempo los pastores fueron corriendo y encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, les contaron lo que les habían dicho de aquel niño.

Todos los que lo oían se admiraban de lo que decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho.

Al cumplirse los ocho días, tocaba circuncidar al niño, y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.

San Agustín nos dirá que:

(…) “Naciendo de la madre se introdujo en este día en el curso de los años. El Hacedor del hombre se hizo hombre, de forma que toma el pecho quien gobierna los astros; siente hambre el Pan, sed la Fuente; duerme la Luz, el Camino se fatiga en la marcha, la Verdad es acusada por falsos testigos, el Juez de vivos y muertos es juzgado por un juez mortal; la Justicia condenada por gente injusta, la Disciplina castigada con flagelos, el Racimo coronado de espinas, la Base colgada de un madero, la Fortaleza debilitada, la Salud herida, la Vida muere (…)  María fue virgen antes de concebir y después de dar a luz. ¡Lejos de nosotros el creer que desapareció la integridad de aquella tierra, es decir, de aquella carne de donde brotó la verdad...! En efecto, en el seno de la virgen se dignó unirse a la naturaleza humana el Hijo unigénito de Dios, para asociar a sí, cabeza inmaculada, a la Iglesia, inmaculada también, a la que el apóstol Pablo da el nombre de virgen no sólo en atención a las vírgenes en el cuerpo que hay en ella, sino también por el deseo de que sean íntegros los corazones de todos” (Sermón 191).

Ante la  paradoja de ver a un niño en pañales anunciado por el Ángel como el Salvador, los pastores han respondido como creyentes; en ellos, que eran quizá los más pequeños de la tierra, ha comenzado a brillar como en Abraham, la nueva luz de la verdad de Dios para los hombres. Ante esa paradoja se nos pide también a nosotros el valor de una respuesta.

Ante el relato de los pastores, el texto de Lucas nos ofrece dos respuestas. Están a un lado los curiosos, que se admiran por lo extraño del suceso. Está en el otro la figura de María, que conserva todas estas cosas, las medita en su interior y reconoce (va reconociendo) la presencia de Dios en el enigma de su hijo envuelto entre pañales, recostado en un pesebre. También nosotros nos hemos situado ante el relato: ¿Como los pastores y María? ¿Simplemente como curiosos?

Dios nos concede por medio de Cristo el "status" de hijos; pero nos da también un nuevo ser, nos hace efectivamente hijos. La adopción no es meramente legal. El que es poderoso para crearlo todo con su palabra, puede hacernos hijos suyos cuando nos llama a sí. Y si Dios nos llama hijos y nos hace realmente tales, bien podemos nosotros llamarle "Padre", lo mismo que Jesús.

Naturalmente la primera persona que recibe ese modo de ser es la propia María. Ahí está  uno de los rasgos paradójicos de su maternidad: es el medio humano para que el Hijo sea  hombre y, a la vez, es la primera beneficiaria de esa obra salvadora. Madre de Jesús y  hermana mayor de nuestra salvación.

Gracias Señor, porque iniciamos el año, conscientes de que tenemos la eternidad entre las manos y es el puerto seguro para caminar con María, nuestra acompañante tierna y comprensiva en todo lo que nos acontece.

Que cada misionera agustina recoleta abracemos el Misterio anunciado cada día, en la contemplación que María Madre, nos enseña. 

A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.

Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, Misioneras MAR usa cookies, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.
 
Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, esta plataforma usa cookies.Si lo considera necesario, la sección de ayuda de su navegador le informará sobre los prcedimientos para configurar los cookies.
 
Para mayor información sobre cookies, puede visitar el sitio About Cookies (en inglés).

Sobre las MAR

Carisma

Símbolos

Vidas que iluminan

Nace

Evoluciona

Permanece

Personajes

Provincias

Pastoral Vocacional

FRAMAR

 

Aquí estamos

España

Ecuador

México

China

Colombia

Perú

Brasil

Argentina

Venezuela

Cuba

 

Misioneras Agustinas Recoletas M.A.R 
C/. San José, 34 Barrio de La Fortuna. Leganés. 
Madrid, España.

¿Estas interesada en pertenecer a nuestra congregación?
Email:
Asunto:
Mensaje:
Anti-Spam ¿Cuánto es 9 + 9?
Copyright © 2016 - Misioneras Agustinas Recoletas - Hecho con ♥ por I-tech Advice