• Bodas de Oro de Profesión Religiosa

    Cariacica - Brasil

    Nuestras hermanas Itárica Zandonadi, Josefina Casagrande y María Helena Petri celebraron el pasado día 11 de enero Click aquí
  • Entrega de las Determinaciones

    en las Comunidades de Brasil

    Después de la realización de los Ejercicios Espirituales Agustinianos y la peregrinación a la Basílica de Ntra. Sra. de Aparecida, los días 9 y 10 de enero Click aquí
  • Peregrinación al Santuario Nacional

    de Nuestra Señora de Aparecida, Patrona de Brasil

    Los días 7 y 8 de enero de 2018, las misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita Click aquí
  • Ejercicios Espirituales Agustinianos

    Cariacica-Brasil

    Los días 2 al 6 de enero la provincia de Santa Rita, de la congregación de misioneras agustinas recoletas Click aquí
  • Viagem a Aldeia Japiimou

    Vendo com os olhos a memoria

    No dia 05 de outubro uma equipe missionária composta pelo Dom SantiagoSanchez Click aquí
  • Hoy es la octava de navidad y el primer día del nuevo año Click aquí

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz 

Co-fundadora de la Congregación de Misioneras Agustinas Recoletas. Ver vídeo

 

CAMINO A LA SANTIDAD

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Un poco de historia y plegaria para alcanzar de ella favores y/o milagros.

Ver vídeo

 

Experiencia del Primer Año de Noviciado

 

El tiempo es como un pajarito libre y escurridizo que no se deja retener por nada ni por nadie; que me hace mirar atrás con asombro al darme cuenta de lo rápido que ha pasado este primer año de noviciado, el año de las convicciones, como lo he bautizado.

 

Año de las convicciones porque me ha permitido enraizar mi respuesta vocacional en Jesús; a Él le he descubierto de una forma nueva, mucho más cercana, mucho más misericordiosa, mucho más humana, mucho más real. La vocación, tal vez antes vista en un plan de romanticismo, ahora tiene otro pilar: la causa de Jesús, el Reino. Reino que espera de mí una opción real por el amor traducido en verdad, justicia, paz y fraternidad. Y todo ello tiene que ver con los preferidos de Jesús. Ya sabemos quiénes son. 

 

Estas son palabras mayores; palabras que me confrontan y me hacen caer en la cuenta de mi pequeñez. Sin embargo, así, pequeña  y débil, Él me sigue invitando a caminar. He descubierto que sólo el encuentro cotidiano con Jesús da sentido a este camino y da la fuerza necesaria para avanzar. 

 

La Palabra ha tenido un papel protagónico, tanto en la vida de oración como a nivel académico. Me he sentido llamada a profundizar en ella en ambos aspectos, a no dejarla coja para no correr el riesgo de espiritualizarla y desencarnarla o de vaciarla de su fuerza transformadora. 

 

La vida comunitaria, con todo y los roces que todas conocemos, ha sido una gozada. La casa-comunidad noviciado a veces tiene un aire de sombrero de mago; sí, esos sombreros de los que puede salir cualquier cosa que por pequeña que sea te permite celebrar la vida en el encuentro con la otra. Una de las frases célebres es “en mi casa no comemos, pero nos reímos” (¡y vaya que sí comemos!) porque en medio de los dolores  personales, familiares, comunitarios, eclesiales  y sociales nos sentimos llamadas a ser testigos de la alegría.  

 

Otra experiencia fuerte ha sido el constatar que sólo la formación permanente da ritmo a este estilo de vida. La formación abre los horizontes del seguimiento a Jesús y permite ir contrastando nuestra vida con la del Maestro. Como las señales de tránsito, nos va indicando cómo debemos avanzar, cuáles son los giros que debemos hacer, las curvas en las que hay que tener precaución y la velocidad a la que debemos movernos. 

 

Cierro este primer año de noviciado con un personaje del evangelio que expresa perfectamente lo que hay en mi corazón: el leproso que regresó (Lc 17, 11-19). Este hombre, viendo la magnitud de lo que Jesús ha hecho, no hace otra cosa que correr hacia Él dándole gracias y postrándose a sus pies. Traduzco que la gratitud se manifiesta en una entrega de la vida, en una total disponibilidad que el Señor aprovecha para enviarnos: “ponte de pie y vete”. 

 

Cuento con sus oraciones para que este deseo pueda hacerse realidad cada día, desde lo pequeño y aparentemente invisible. Y las pido también para Nieves Mary, nuestra maestra de novicias, nuestro pequeño torbellino, una mujer que está entregándose con pasión a la tarea que le ha sido encomendada y a quien sin duda le debo mucho de lo anteriormente escrito. 

 

Nos seguimos viendo en la Eucaristía, unidas en el amor de Cristo.  

 

Yolenny Ramírez. 

 

A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.

Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, Misioneras MAR usa cookies, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.
 
Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, esta plataforma usa cookies.Si lo considera necesario, la sección de ayuda de su navegador le informará sobre los prcedimientos para configurar los cookies.
 
Para mayor información sobre cookies, puede visitar el sitio About Cookies (en inglés).

Sobre las MAR

Carisma

Símbolos

Vidas que iluminan

Nace

Evoluciona

Permanece

Personajes

Provincias

Pastoral Vocacional

FRAMAR

 

Aquí estamos

España

Ecuador

México

China

Colombia

Perú

Brasil

Argentina

Venezuela

Cuba

 

Misioneras Agustinas Recoletas M.A.R 
C/. San José, 34 Barrio de La Fortuna. Leganés. 
Madrid, España.

¿Estas interesada en pertenecer a nuestra congregación?
Email:
Asunto:
Mensaje:
Anti-Spam ¿Cuánto es 9 + 9?
Copyright © 2016 - Misioneras Agustinas Recoletas - Hecho con ♥ por I-tech Advice