• 18 de enero

    Día de la Congregación

    Celebramos un año más el nacimiento de nuestra Congregación. Hacer memoria histórica de este acontecimiento Click aquí
  • Bodas de Oro de Profesión Religiosa

    Cariacica - Brasil

    Nuestras hermanas Itárica Zandonadi, Josefina Casagrande y María Helena Petri celebraron el pasado día 11 de enero Click aquí
  • Entrega de las Determinaciones

    en las Comunidades de Brasil

    Después de la realización de los Ejercicios Espirituales Agustinianos y la peregrinación a la Basílica de Ntra. Sra. de Aparecida, los días 9 y 10 de enero Click aquí
  • Peregrinación al Santuario Nacional

    de Nuestra Señora de Aparecida, Patrona de Brasil

    Los días 7 y 8 de enero de 2018, las misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita Click aquí
  • Ejercicios Espirituales Agustinianos

    Cariacica-Brasil

    Los días 2 al 6 de enero la provincia de Santa Rita, de la congregación de misioneras agustinas recoletas Click aquí
  • Viagem a Aldeia Japiimou

    Vendo com os olhos a memoria

    No dia 05 de outubro uma equipe missionária composta pelo Dom SantiagoSanchez Click aquí
  • Hoy es la octava de navidad y el primer día del nuevo año Click aquí

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz 

Co-fundadora de la Congregación de Misioneras Agustinas Recoletas. Ver vídeo

 

CAMINO A LA SANTIDAD

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Un poco de historia y plegaria para alcanzar de ella favores y/o milagros.

Ver vídeo

 

 

Cristo crucificado es el centro de nuestra fe. No hace falta explicar sino mirar, contemplar. Mirar de tal modo que lo hagamos entrañado, contemplar de tal manera que lleguemos a una verdadera com-unión en sus padecimientos y en su muerte, como dice Pablo en la carta a los Filipenses (3, 10), de tal manera que llevemos en nosotros la muerte de Jesús, que nos sintamos crucificados con Cristo. De ahí que nuestra reflexión va a ser una fijación total en Jesús, quedar pendientes de Él:

 

Fijémonos en su cabeza: es el rey coronado de espinas, que muere en el trono de la Cruz para hacemos reyes, hijos de Dios. Ahí está redimiendo nuestros orgullos y ambiciones, nuestras apariencias y fariseísmos: “la Vida asumió la muerte para dar muerte a la muerte misma.” (Comentario al ev. según Juan 26, 1).

 

Fijémonos en sus brazos, abiertos como queriendo abrazar al mundo, tratando de enseñamos que su amor es infinito y llega a todos sin distinción. Ahí da muerte a la enemistad, al odio, al rencor... y ahí se inicia el camino de la reconciliación: “el hombre estaba enfermo y sin esperanza de salud. Le fue enviado el médico, pero, sin reconocerlo, le dio muerte. Sin embargo, la propia muerte del médico sirvió de medicina al enfermo. El médico vino a visitarle, y se dejó matar para sanarle.” (Enarraciones sobre los salmos 109,3).

 

Fijémonos en sus manos, cosidas al madero por los clavos. Manos gastadas de tanto bendecir, de tanto ayudar, de tanto perdonar. Ahora ya no tiene más que darnos sino su sangre y su dolor. Y si le hacemos una pregunta, ¿Y esas heridas que hay en tus manos?, Él nos responderá con las palabras del profeta Zacarías (13, 6); “las he recibido en casa de mis amigos.”

 

Fijémonos en su rostro ensangrentado, el más bello de los hijos de los hombres, en el cual resplandece la gloria de Dios (cf. 2ª Corintios 4, 6). Ahora es un rostro deformado, por los golpes, la sangre, los escupitajos... ¡Qué pena que no podamos contemplar el resplandor de sus ojos o la hermosura de sus labios. Ahora no se aguanta su mirada! Pero Él nos devuelve toda la belleza humana: “el que nos hizo nos rehízo” (carta a Darío).

 

Fijémonos en su cuerpo, roto por los azotes y por la carga del peso de nuestros pecados. Es el Cordero que se inmola y se ofrece por nosotros. Por cada una de sus heridas nos llega su salvación; cada lugar de dolor se convierte en una bendición plena para nosotros: “¡Señor Jesús! Tú padeciste por nosotros, no por ti... Sin tener culpa te sometiste a la pena para liberamos de la culpa y de la pena” (Sermón 130,2).

 

Fijémonos en sus pies, fijos también a la cruz por el clavo inhumano. Los pies que tantas veces recorrieron caminos en busca del hombre herido o el hombre perdido. Ahora no puede venir a nuestro encuentro pero nos espera... “¡Qué intercambio tan admirable! Nosotros tenemos la vida por Él. Él tuvo la muerte por nosotros” (Sermón 130, 5).

 

Fijémonos en su costado. Es la herida más significativa. Estaba anunciado: “mirarán a aquel que traspasaron” (Zacarías 12, 10). Pues no dejemos de mirar y de contemplar y agradecer. Es una herida que nos permite entrar en el corazón: “dentro de tus llagas escóndeme”. Es una herida que se traduce en un poema de amor enamorado y un canto a la misericordia. Es una herida que se convierte en fuente de agua viva: “Cristo es fuente de agua viva: acércate, bebe y vive; es luz; acércate, ilumínate y ve. Sin su influencia estarás árido” (Sermón 166,4).

 

ÉSTE es el CRISTO, el SEÑOR,

CONVOCADO a la MUERTE,

GLORIFICADO en la RESURRECCIÓN.

 

A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.

Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, Misioneras MAR usa cookies, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.
 
Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, esta plataforma usa cookies.Si lo considera necesario, la sección de ayuda de su navegador le informará sobre los prcedimientos para configurar los cookies.
 
Para mayor información sobre cookies, puede visitar el sitio About Cookies (en inglés).

Sobre las MAR

Carisma

Símbolos

Vidas que iluminan

Nace

Evoluciona

Permanece

Personajes

Provincias

Pastoral Vocacional

FRAMAR

 

Aquí estamos

España

Ecuador

México

China

Colombia

Perú

Brasil

Argentina

Venezuela

Cuba

 

Misioneras Agustinas Recoletas M.A.R 
C/. San José, 34 Barrio de La Fortuna. Leganés. 
Madrid, España.

¿Estas interesada en pertenecer a nuestra congregación?
Email:
Asunto:
Mensaje:
Anti-Spam ¿Cuánto es 9 + 9?
Copyright © 2016 - Misioneras Agustinas Recoletas - Hecho con ♥ por I-tech Advice