• XIV CONGRESO FABRA

    Sao Paulo-Brasil

    Un grupo de hermanas misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita, asistimos al XIV Congreso de la familia agustiniana de Brasil (FABRA) Click aquí
  • 18 de enero

    Día de la Congregación

    Celebramos un año más el nacimiento de nuestra Congregación. Hacer memoria histórica de este acontecimiento Click aquí
  • Bodas de Oro de Profesión Religiosa

    Cariacica - Brasil

    Nuestras hermanas Itárica Zandonadi, Josefina Casagrande y María Helena Petri celebraron el pasado día 11 de enero Click aquí
  • Entrega de las Determinaciones

    en las Comunidades de Brasil

    Después de la realización de los Ejercicios Espirituales Agustinianos y la peregrinación a la Basílica de Ntra. Sra. de Aparecida, los días 9 y 10 de enero Click aquí
  • Peregrinación al Santuario Nacional

    de Nuestra Señora de Aparecida, Patrona de Brasil

    Los días 7 y 8 de enero de 2018, las misioneras agustinas recoletas de la provincia de Santa Rita Click aquí
  • Ejercicios Espirituales Agustinianos

    Cariacica-Brasil

    Los días 2 al 6 de enero la provincia de Santa Rita, de la congregación de misioneras agustinas recoletas Click aquí
  • Viagem a Aldeia Japiimou

    Vendo com os olhos a memoria

    No dia 05 de outubro uma equipe missionária composta pelo Dom SantiagoSanchez Click aquí
  • Hoy es la octava de navidad y el primer día del nuevo año Click aquí

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz 

Co-fundadora de la Congregación de Misioneras Agustinas Recoletas. Ver vídeo

 

CAMINO A LA SANTIDAD

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Un poco de historia y plegaria para alcanzar de ella favores y/o milagros.

Ver vídeo

 

El precioso simbolismo de la entrada de Jesús en Jerusalén según Lucas

 

En el desarrollo de la celebración litúrgica del domingo de Ramos hay un simbolismo que muchas veces pasa desapercibido. Se trata de un arco que diseña el giro que estamos llamados a hacer en el interior: después de los cantos de alegría y de exultación en la procesión de ramos nos vamos sumergiendo progresivamente en el silencio contemplativo, abismal, que genera la proclamación de la Pasión de Cristo. Exultar y callar, caminar y reposar, proclamar y escuchar, es la dinámica del domingo “de ramos en la Pasión del Señor”. El domingo de pascua haremos el movimiento contrario. Pues bien, este doble movimiento está representado en el evangelio de Lucas que leemos este año.

 

¿Cómo podríamos hacer de forma más consciente y provechosa el primer movimiento? Ciertamente dejándonos conducir por Jesús, en calidad de discípulos que toman atenta nota de las indicaciones que van apareciendo en el evangelio.

 

En el evangelio de Lucas encontramos cinco imágenes significativas en el ingreso de Jesús en Jerusalén. Los invito a considerarlas con sencillez y a descubrir en ellas algunas pautas.

 

Primero, un camino cósmico presidido por Jesús (Lc 19,28). En Lucas, el de Jesús en realidad es un camino cósmico, una ruta hacia el Padre, que pasa necesariamente por una muerte que es síntesis de una vida totalmente entregada y de abandono en las manos de Dios, quien no deja caer al suelo la existencia del hijo fiel. Entramos a Jerusalén pero la mirada está puesta en un horizonte mayor, donde el Padre exalta a Jesús “como Jefe y Salvador” (Hch 5,31), porque él es “el jefe que conduce a la vida” (Hch 3,15). 

 

Segundo, una misión en burro (Lc 19,29-34). El envío de discípulos para preparar la entrada de Jesús, retoma elementos característicos de los relatos misioneros: “dos”… “id”… “fueron”. Cuando está a punto de empezar la última y decisiva, Jesús da nuevas lecciones sobre la misión. El querer montado en un humilde pollino, gesto de humildad, nos recuerda de qué manera Jesús ha venido y sigue viniendo al encuentro de la gente. Por su parte los discípulos deben dar explicación de su proceder, dialogan. 

 

Tercero, cielo y tierra en único canto de alabanza (Lc 19,37-38). En la noche de la navidad cantaron en el cielo los ángeles y en la tierra se alegraron los humildes pastores, ahora proclama en la tierra y con inmensa alegría “toda la multitud de los discípulos”. El canto litúrgico suena familiar: “Paz en el cielo y gloria en las alturas”. Jesús es reconocido como “el Rey que viene”: uno que se inclina, un buscado que descubrimos como buscador. Jesús es el “viniente”.

 

Cuarto, piedras que cantan (Lc 19,39-40). En Jerusalén hay una piedra con carita de niño que le muestran a los peregrinos distraídos como “la piedra que habría cantado”, obviamente es un chiste. Pero el sentido de “si éstos callan gritarán las piedras” es claro: lo que se experimenta en el discipulado con Jesús se vuelve incontenible. Quien encuentra a Jesús no lo puede callar, hay que proclamar aun cuando nos manden a callar, hay que profetizar sin miedo, hay que dejar que el corazón y la voz canten. “No podemos callar lo que hemos visto y oído” (Hch 4,20).

 

Y finalmente, las lágrimas (Lc 19,41-44). Un giro de ciento ochenta grados enfoca ahora a aquellos que se quedaron en actitud de piedras. El gozo no distrae la percepción profética de un panorama de violencia, de dolor y de devastación que se aproxima. El panorama podría ser distinto si se recibe la visita del salvador: en medio de esa ciudad está a punto de transitar el portador de paz, cuya misión traza la ruta de Dios hacia la plenitud de vida. Pero la violencia se estrellará contra su propio cuerpo desnudo en una dolorosa pasión. Curiosamente sus lágrimas, como lo han entendido tantos exegetas, son las de un corazón en el que entra en sintonía profunda el sufrimiento de Dios y el sufrimiento de un pueblo. Son lágrimas misericordia, no de castigo.

 

Las imágenes anteriores podríamos considerarlas también como tres coordenadas que recomponen un universo espiritual: una coordenada espacial representada en el camino, el ingreso en burro en Jerusalén y luego por medio de la cruz en la gloria; una coordenada temporal contenida en el tiempo de la visita, la que ya han reconocido y proclaman los sencillos, pero que encuentra resistencia en la dureza de la ciudad religiosa; y una tercera coordenada, parecida a la tercera dimensión de la existencia, la del impulso de amor y de dolor que circula entre Jesús y la ciudad santa.

 

Este año podemos darnos una semana santa diferente. Repasemos las indicaciones del evangelio y dispongámonos a hacer una entrada bien hecha, con Jesús, en Jerusalén.

 

P. Fidel Oñoro, cjm

Marzo de 2013


Fotografía: http://www.oscarhumbertogomez.com

A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.

Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, Misioneras MAR usa cookies, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
A través del uso de este sitio web, declara aceptar el uso de cookies.
 
Para el buen funcionamiento de este sitio y la medición de su uso, esta plataforma usa cookies.Si lo considera necesario, la sección de ayuda de su navegador le informará sobre los prcedimientos para configurar los cookies.
 
Para mayor información sobre cookies, puede visitar el sitio About Cookies (en inglés).

Sobre las MAR

Carisma

Símbolos

Vidas que iluminan

Nace

Evoluciona

Permanece

Personajes

Provincias

Pastoral Vocacional

FRAMAR

 

Aquí estamos

España

Ecuador

México

China

Colombia

Perú

Brasil

Argentina

Venezuela

Cuba

 

Misioneras Agustinas Recoletas M.A.R 
C/. San José, 34 Barrio de La Fortuna. Leganés. 
Madrid, España.

¿Estas interesada en pertenecer a nuestra congregación?
Email:
Asunto:
Mensaje:
Anti-Spam ¿Cuánto es 9 + 9?
Copyright © 2016 - Misioneras Agustinas Recoletas - Hecho con ♥ por I-tech Advice