Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz 

Co-fundadora de la Congregación de Misioneras Agustinas Recoletas. Ver vídeo

 

CAMINO A LA SANTIDAD

Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz

Un poco de historia y plegaria para alcanzar de ella favores y/o milagros.

Ver vídeo

Carisma

 

 

Las Misioneras Agustinas Recoletas somos una Congregación misionera, de derecho pontificio; vivimos en comunidad fraterna y en continua interioridad. Estos tres rasgos, tal como la Iglesia los reconoce en nuestro carisma, constituyen nuestra identidad específica y quedan recogidos en nuestro propio nombre.

Buscamos ante todo la gloria de Dios, la propia santificación y la extensión del Reino de Cristo por todo el mundo.

 

 

Como Misionera, somos llamadas a potenciar el compromiso de nuestro bautismo y de nuestra consagración religiosa, cooperando a la extensión y dilatación del Cuerpo de Cristo, para llevarlo cuanto antes a la plenitud.

Por nuestro carisma específico, ordenamos peculiarmente nuestra vida con todas sus actividades y posibilidades a la misión que Cristo y su Iglesia nos encomiendan.

Nuestro carácter misionero nos exige una total disponibilidad de nuestra persona a fin de procurar que la Iglesia muestre cada día mejor a Cristo entre fieles e infieles, anunciando su mensaje de salvación y repartiendo su bondad y sus consuelos a las gentes más necesitadas. Extiende la caridad por todo el orbe, si quieres amar a Cristo; porque los miembros de Cristo están por todo el orbe.

 

 

Como Agustina vivimos la vida religiosa en la Iglesia según el espíritu de san Agustín, expresado en su Regla, en su doctrina y en su vida. Su santo propósito es el de habitar unánimes y concordes en la casa del Señor y tener un alma sola y un solo corazón en Dios, sin llamar propia cosa alguna, sino teniendo todo en común a imitación de la primitiva comunidad cristiana de Jerusalén, viniendo a ser como un sacramento por el que Cristo revela el misterio de Dios y de la Iglesia a todos los hombres.

 

 

Como Recoletas, somos fieles al espíritu de la Recolección agustiniana. Recolección es un proceso continuo de recogimiento y de conversión del hombre que, desparramado por la soberbia en la dispersión de las cosas temporales, retorna por la gracia mediante la purificación de la humildad hacia sí mismo, hacia el hombre interior, donde habita la verdad, para ser iluminado por Cristo, Maestro interior sin el cual el Espíritu Santo a nadie ilumina, y donde encuentra a los hermanos.

Recolección es también espíritu de silencio para escuchar la Palabra de Dios que habla al corazón en la soledad; es atención concentrada y amorosa a esa palabra en la, contemplación y en la meditación; es espíritu de oración, trato y diálogo filial con el Padre y con su enviado Jesucristo. Es espíritu de abnegación, de austeridad, de penitencia y de renovación interior a imagen del hombre nuevo que es Cristo; es anhelo de participación en la cruz del Señor, para completar su Pasión.

 

Sobre las MAR

Carisma

Símbolos

Vidas que iluminan

Nace

Evoluciona

Permanece

Personajes

Provincias

Pastoral Vocacional

FRAMAR

 

Aquí estamos

España

Ecuador

México

China

Colombia

Perú

Brasil

Argentina

Venezuela

Cuba

 

Misioneras Agustinas Recoletas M.A.R 
C/. San José, 34 Barrio de La Fortuna. Leganés. 
Madrid, España.

Copyright © 2016 - Misioneras Agustinas Recoletas - Hecho con ♥ por I-tech Advice