Ser Recoletas

¿Y QUÉ ES SER RECOLETAS?

Hoy, más que nunca entre el ritmo vertiginoso en el que vivimos, el ruido y las prisas que nos circundan, necesitamos detenernos y hacer un alto en el camino para “recogernos”, y entrar dentro de nosotras, de nosotros, y dejar que el evangelio haga camino libremente en nuestro interior, donde la imagen de Dios permanece siempre, esperándonos para transformarnos.

Recolección es un proceso continuo de recogimiento hermanado con nuestras actividades, que requieren el cultivo de la interioridad y exige silencio interior para escuchar y ser iluminado por Cristo, Maestro interior. Es atención amorosa a la Palabra y al trato y diálogo filial con el Padre; es austeridad, coraje y decisión para la conversión y renovación.

En el trato y diálogo con Dios es donde El nos modela y allí encontrarnos la fuerza y el impulso para la acción misionera y para construir, día a día, la vida fraterna y después salir al encuentro de los hermanos y hermanas a quienes nos debemos.

Las MAR expresamos el deseo de conversión y la decisión de vivir la Recolección, tratando de mantenernos en actitud constante de cambio de mentalidad, corazón y estructuras para dinamizar los avalores del Reino que están presentes en el corazón y en a vida de los hombres y mujeres de cada pueblo.

¿Te parece, ahora, que esta palabra “RECOLECCIÓN”  recoge un gran significado y estilo de vida religiosa?

Pues es el de las MAR