Reestructuración

REESTRUCTURACIÓN

Teniendo en cuenta la disminución de hermanas en condiciones de responder a los compromisos pastorales adquiridos y  las  necesidades comunitarias, como la atención a las hermanas mayores y enfermas, vemos la necesidad de reestructurar nuestra congregación, buscando durante el proceso las condiciones para “salvaguardar el sentido del propio carisma, promover la vida fraterna y estar atentas a las necesidades de la Iglesia tanto universal como particular” (VC 63).

Talante de vida que requiere:

  • Cambiar de mentalidad, en proceso de conversión personal y comunitaria, sabiendo que estas limitaciones “han de ser afrontadas con la serenidad de quien sabe que a cada uno se le pide no tanto el éxito, cuanto el compromiso de fidelidad” (VC 63).
  • Realizar en cada jurisdicción un proceso de revisión de obras, reorganización de personal y toma de decisiones según los criterios emanados por el capítulo general.
  • Estar en actitud de apertura a reducir el número de jurisdicciones si es necesario.
  • Organizar el noviciado común para Europa y América, tal como se ha decidido en el capítulo general.
  • Estudiar la petición de las hermanas  de la misión de China de integrarse a la provincia de nuestra señora de la Consolación, realizando el proceso respectivo entre el gobierno general y el gobierno de la provincia.
  • Realizar el estudio sobre la permanencia de la comunidad de Taiwán, tal como lo determinó el capítulo general.